EL TABACO EN TODAS LAS EDADES

A pesar de que se conocen los efectos adversos del tabaquismo sobre el estado de salud, millones de personas contin√ļan fumando.

En efecto, el tabaquismo y la exposición al humo del tabaco - fenómeno conocido como fumador pasivo o de segunda mano constituyen una de las mayores causas prevenibles de morbimortalidad.

Las investigaciones en el mundo normalmente han demostrado que el uso del tabaco comienza en la adolescencia temprana, situaci√≥n que provoca un aumento de problemas de salud futuros, adem√°s se han detectado problemas en ni√Īos y adolescentes que fuman con trastornos de conductas (agresivas y t√≠midas), interpretadas adem√°s como conductas de riesgo sobre todo para el consumo ulterior de otras sustancias.

Hay un aumento significativo del conocimiento sobre el riesgo del tabaquismo pero ning√ļn cambio en las actitudes respecto al disminuir el consumo del tabaco.

Los hallazgos refuerzan la hipótesis de que los programas preventivos sobre el hábito de fumar deben iniciarse antes de la adolescencia temprana!!!

El trabajo:¬†SAN JUAN Y EL TABACO EN TODAS LAS EDADES obtuvo premio CAESPO 2012.1C√°tedra de Biolog√≠a Humana y Salud. Departamento de F√≠sica y Qu√≠mica Facultad de Filosof√≠a Humanidades y Artes. UNSJ. Esta direcci√≥n electr√≥nica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Autores:Ca√Īo C.; Castillo J.; Chaves M.; Farina S.A.; Flores M.; Galvan P.; Gelves M.;Martinez E .; Molina P.; Morales F.; Moreno L.; Quiroga N.;Zorrilla E. y Zuleta U.¬†

ANTECEDENTES Y FUNDAMENTOS

A pesar de que se conocen los efectos adversos del tabaquismo sobre el estado de salud, millones de personas contin√ļan fumando 1.

En efecto, el tabaquismo y la exposición al humo del tabaco - fenómeno conocido como fumador pasivo o de segunda mano constituyen una de las mayores causas prevenibles de morbimortalidad 2-5 .

Las investigaciones en el mundo normalmente han demostrado que el uso del tabaco comienza en la adolescencia temprana situaci√≥n que provoca un aumento de problemas de salud futuros, adem√°s se han detectado problemas en ni√Īos y adolescentes que fuman con¬†con trastornos de conductas (agresivas y t√≠midas), interpretadas adem√°s como conductas de riesgo sobre todo para el consumo ulterior de otras sustancias3-4 .

Hay un aumento significativo del conocimiento sobre el riesgo del tabaquismo pero ning√ļn cambio en las actitudes respecto al disminuir el consumo del tabaco.

La experimentaci√≥n con el tabaco se inicia durante los primeros a√Īos de la adolescencia 6,7 , por lo que la industria tabacalera presiona, a trav√©s de sus mensajes, a esta franja de edad 8 .¬†Como forma de seducci√≥n, las compa√Ī√≠as muestran perfiles deseables de conducta, que muestran a los j√≥venes tal como ellos quisieran verse: siempre j√≥venes, triunfadores, en un marco ausente de conflicto. Si el tabaquismo se inicia verdaderamente durante esta etapa de la vida, entonces los programas preventivos deber√≠an tener en cuenta este hecho 9,10 .

Si bien es cierto que en la población adulta se ha reducido relativamente el tabaquismo, en cambio, la experimentación durante la adolescencia temprana, como contrapartida, no ha mostrado la misma tendencia.

Siguiendo esta línea de razonamiento, los adolescentes que tienen mayor tendencia a ser fumadores serían aquellos que anticipan en esa imagen la suya propia como algo que desearían ser .2

La experimentaci√≥n con el tabaco es parte de una constelaci√≥n de problemas comportamentales, influenciados en gran medida por variables sociales. En Estados Unidos de Am√©rica, cerca del 64% de los escolares han experimentado con el tabaco, siendo la prevalencia de tabaquismo del orden del 10% al 15%. √Čsta se incrementa con la edad 12-14 .

OBJETIVO GENERAL

Determinar la prevalencia de fumadores en distintos grupos etarios en edades comprendidas entre 12 y 64 a√Īos de la provincia de San Juan.

OBJETIVOS ESPEC√ćFICOS

Establecer el porcentaje de disminución del rendimiento físico en fumadores.

Se√Īalar el conocimiento sobre la dependencia del cigarrillo (adicci√≥n).

Advertir las nociones del grupo estudiado sobre los componentes tóxicos del cigarrillo.

Indicar los da√Īos a la salud puestos de manifiesto en el total de personas encuestadas.

DESARROLLO

Materiales y métodos

El presente estudio fue realizado a un total de 80 personas distribuidas en cuatro grupos etarios comprendiendo a ambos sexos y abarcando desde los 12 a 64 a√Īos de edad, encuestados durante los meses de abril a junio de 2011 desde la c√°tedra de Biolog√≠a Humana y Salud de los profesorados de F√≠sica y Qu√≠mica de la Facultad de Filosof√≠a Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de San Juan.

Se emple√≥ un cuestionario estructurado, autoadministrado y an√≥nimo. Las variables incluyeron: edad;sexo; edad de inicio de tabaquismo; h√°bito de fumar entre sus amigos, padres y hermanos; descripci√≥n de las ocasiones en las cuales fuma; sus creencias sobre el cigarrillo; el rendimiento de la actividad f√≠sica y los da√Īos ocasionados por el tabaco.

Estas preguntas eran similares a las empleadas en los modelos consultados de encuesta, en particular en los estudios nacionales de otros países. Existe evidencia substancial de que los formularios autoadministrados producen estimaciones válidas y replicables cuando se asegura la confidencialidad, como en el caso del presente estudio.

Resultados

Del total de 80 encuestados, 23 correspondieron al primer grupo de 12 a 16 a√Īos de edad distribuy√©ndose entre 16 encuestados de sexo masculino y 7 de sexo femenino; el segundo grupo con un rango etario de 17 a 21 a√Īos representado por 21 personas ,con 14 encuestados femeninos y 7 masculinos, al tercer grupo pertenec√≠an 9 encuestados femeninos y 11 masculinos con edades comprendidas entre 22 y 26 a√Īos y un cuarto grupo representados por 8 encuestados masculinos y 8 femeninos con m√°s de 27 a√Īos de edad.

En el primer grupo como puede observarse en el gr√°fico n¬į 1 , un 29 % correspondieron a preadolescentes femeninas fumadoras y un 71% no fumadoras.

Puede observarse en el gr√°fico n¬į 2 el porcentaje de Masculinos fumadores y no fumadores correspondientes a preadolescentes con edades comprendidas entre 12 y 16 a√Īos.

En los gr√°ficos 3 y 4 pueden observarse los porcentajes correspondientes al segundo grupo encuestado con adolescentes con un rango etario comprendido entre los 17 y 21 a√Īos tanto¬†los de sexo femenino (Gr√°fico n¬į3) con un porcentaje de 61% de fumadores y un 50% de adolescentes masculinos fumadores( Gr√°fico n¬į4)

En el cuarto grupo con un total de 16 encuestados puede observarse  en los graficos 7 y 8 un porcentaje coincidente de encuestados fumadores de ub 75% para ambos sexos.

En los gr√°ficos n¬į 9 y 10 puede¬†observarse los porcentajes en forma creciente a medida que se avanza en la edad ¬†tanto en el sexo femenino como en el masculino, como tambien se destacanporcentajes mas elevados para el sexo femenino entre 12 y 21¬†a√Īos para tener¬†un valor de porcentaje coincidente del 75 % a partir de los 27 a√Īos de edad para los¬†sexos masculino y femenino

Un 98% del total de encuestados manifiestan que el tabaquismo es una adicción y presentan cambios en su rendimiento físico, observando una disminución en el mismo.

De los 80 encuestados un 82.5% tiene conocimiento sobre los fumadores pasivos en tanto un 17.5% de los mismos desconoce el significado de fumador pasivo.

Al preguntar sobre las enfermedades futuras como aquellas que afectan en forma directa a la salud, un 53% de los encuestados manifestaba conocimiento sobre la predisposición a adquirir un cáncer de pulmón en un futuro mediato.

En el gr√°fico n¬į11 pueden observarse cada una de las patolog√≠as manifiestas as√≠ como tambi√©n signos f√≠sicos visibles (variaci√≥n en el color de los dientes) expresados en % sobre el total de respuestas de los interrogados.(Cancer del pulmon; trastornos cardiacos; EPOC, Solo un 3% contesto que no sabe sobre los trastornos.

Las sustancias t√≥xicas expresadas por los integrantes de todos los grupos se pueden observar en el gr√°fico n¬į 12 . Nicotrina, alquitran, amoniaco, monoxido de carbono. Un 4% contesto que no sabe

DISCUSI√ďN

La presión de los pares constituyó, junto a la presencia de fumadores dentro del círculo familiar (padre, madre, hermano) factores estadísticamente significativos. Aquellos jóvenes que afirmaron que el cigarrillo no pertenece a las denominadas adicciones presentaron un riesgo doble de ser fumadores.

La tasa de no participación en la encuesta fue baja, lo que se traduce como una efectividad aceptable de respuesta.

La definición de fumador empleada es materia de controversia, dependiendo de los autores y objetivos de cada investigación.

El hecho de que la experimentaci√≥n con el cigarrillo aumenta con la edad, muestra la tendencia que se esperar√≠a observar en los a√Īos futuros en esta poblaci√≥n: una incorporaci√≥n gradual de nuevos fumadores en los a√Īos superiores de escolaridad.

La tasa aumentada de adolescentes fumadores ha sido comunicada por varios estudios en otros países 7,9,14,17,18 y ello, de por sí, no constituye nada nuevo, pero enfatiza la idea de que los programas preventivos deben comenzarse en edades tempranas.

Siendo que la edad promedio de experimentaci√≥n con el tabaco en esta¬†poblaci√≥n result√≥ ser de 12 a√Īos, los¬†programas de prevenci√≥n deber√≠an iniciarse durante los √ļltimos a√Īos de educaci√≥n primaria y los primeros a√Īos de educaci√≥n secundaria, antes de la edad de inicio, entre los 9 y 10 a√Īos de edad.

El micro ambiente donde crece el ni√Īo - el contexto social familiar - ejerce fuerte presi√≥n en el desarrollo o no de factores protectores que influencian el modo de vida saludable 19- 22 .

Esto resulta cierto desde que la más alta frecuencia de estudiantes fumadores vive en hogares donde los propios padres son fumadores. El hecho de que los padres sean adictos al tabaco parece actuar, en cierto modo, como permisivo para convertirse en uno más. En la misma línea de pensamiento se observa otra influencia negativa: los docentes o médicos que resultan ser fumadores.

Dicho comportamiento puede ser interpretado como mensaje contradictorio para los j√≥venes que creen ver en estos profesionales los responsables de ense√Īar h√°bitos saludables. De acuerdo a la mayor√≠a de los estudios, y coincidiendo con nuestros hallazgos, el hecho de que uno o m√°s amigos fumen es de por s√≠ un factor predictor 1,7,14-17 .

Por ser el humo del tabaco el principal contaminante del aire que se respira en lugares cerrados, los fumadores ponen en riesgo la salud de los convivientes que no son fumadores. Para aquellos que "aspiran" humo en el hogar o en el lugar de trabajo, equivale a fumar pasivamente una cantidad de cigarrillos que estará de acuerdo a las horas de exposición y a la falta de circulación del aire.

La tendencia a fumar en grupos es una raz√≥n com√ļnmente esgrimida como suficiente para aceptar un cigarrillo, y refleja el condicionamiento social, en particular el referido al grupo m√°s √≠ntimo de relaci√≥n del joven escolar.

Respecto a la actividad f√≠sica el tabaquismo perjudica el rendimiento del fumador. Los fumadores registran un aumento significativo en las pulsaciones y en el ritmo card√≠aco despu√©s de realizar ejercicios. El coraz√≥n tambi√©n est√° obligado a realizar m√°s trabajo: los fumadores tienen un ritmo card√≠aco significativamente acelerado con respecto a los no fumadores. Aparentemente el tabaco reduce la eficiencia del coraz√≥n, oblig√°ndolo a bombear cantidades m√°s peque√Īas de sangre a un ritmo m√°s acelerado. Adem√°s los fumadores adquieren una mayor deuda de ox√≠geno que los fumadores. Tienen que utilizar m√°s energ√≠a del proceso de recuperaci√≥n para poder realizar el ejercicio. Consecuentemente tardan¬†m√°s en¬†recuperarse que los no fumadores despu√©s de un ejercicio.

La habilidad de introducir oxígeno y abastecer las fibras del cuerpo durante el ejercicio, es en promedio más baja en los fumadores que en los no fumadores. El volumen de aire que se puede expirar con máximo esfuerzo después de una inspiración profunda, es también significativamente más bajo en los fumadores.

CONCLUSIONES

El presente estudio evidencia que la prevalencia de tabaquismo en adolescentes sanjuaninos es similar a la informada en otros países y que el consumo aumenta con la edad, siendo un factor predictor el hecho de que los amigos, padres y hermanos fumen.

Los hallazgos refuerzan la hipótesis de que los programas preventivos sobre el hábito de fumar deben iniciarse antes de la adolescencia temprana

No obstante los hallazgos, el estudio tiene limitaciones inherentes a la validez interna (confiabilidad de las respuestas) de difícil control. Sin embargo, esto se intentó disminuir mediante la garantía del anonimato.

Asimismo, dentro del inmenso grupo de  factores sociales que ofrecen protección o riesgo de ser fumador, sólo se estudiaron unos pocos.

Sin embargo, ello indudablemente constituye un primer paso hacia el conocimiento de la prevalencia y factores pronósticos que involucran al propio joven y su entorno inmediato.

LA AMPLIA BIBLIOGRAFIA QUE AVALA EL TRABAJO PREMIADO, ASI COMO LOS EXCELENTES GRAFICOS PUEDEN OBTENERSE ESCRIBIENDO A Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

 

 

 

 
CEDIQUIFA


Reconocer, distinguir y alentar la Investigación
CEDIEDUCA
Por el avance del conocimiento
ASDIN.
CAESPO
Comité Argentino de Educación para la Salud de la Población
CIMO