RENACIMIENTO DE LOS GENÉRICOS

Se han contabilizado 7000 enfermedades llamadas “raras” porque cada uno de ellas no afectan un gran número de personas, pero entre ellas constituyen un número impresionante de enfermos. En los Estados Unidos se estima en 30 millones de personas que sufren las llamadas enfermedades “raras”.  En definitiva, las enfermedades consideras “raras” no son tan infrecuentes.

El Dr. Francis Collins, director del Instituto de Investigaciones de los Estados Unidos, NIH, enfatiza la relevancia de las investigaciones sobre estas enfermedades y la necesidad de que quienes las sufren participen en los estudios de investigaciones clínicas para encontrar soluciones. Esta participación de los afectados es muy relevante precisamente porque el número escaso en cada enfermedad hace aún más difícil su superación.  Los investigadores clínicos se interesan genuinamente en los pacientes que participan en las investigaciones clínicas y ello es de gran ayuda para la contención y cura de los enfermos.

En relación con el problema de los miles de enfermedades que no tienen cura o que necesitan de mejores tratamientos médicos, un reciente artículo de The Economist señala que las 59 nuevas moléculas farmacológicas aprobadas por la FDA en los Estados Unidos en 2018 apenas rozan las necesidades insatisfechas en materia de salud. Para las 7000 enfermedades “raras” se han licenciado 400 medicamentos. Es por ello por lo que se habla de un renacimiento de las moléculas genéricas cuyas patentes de invención ha vencido. Se estima que hay 9000 moléculas genéricas que pueden ser investigadas para encontrar nuevos usos útiles para los pacientes.

Es mucho menos costoso encontrar nuevos usos para moléculas conocidas que aprobar nuevas invenciones de moléculas. Pero estos nuevos usos para las drogas genéricas también deben ser comprobados con investigaciones clínicas que requieren de inversiones para sufragarlas. De allí que se insiste en que en los países -como la Argentina- que no otorgan protección de patentes ni protección a los datos de registro sanitario para las investigaciones con drogas genéricas, estas investigaciones promisorias y muy útiles no se lleven a cabo. Una revisión de las normativas e incentivos es otra de las asignaturas pendientes en materia de salud.