La seguridad de los pacientes está fuertemente relacionada con el acceso al medicamento. Por un lado, la seguridad del paciente representa en sí misma una de las características básicas de la atención sanitaria centrada en el paciente. Por otro lado, adquiere aún más importancia cuando se combina con otros principios igualmente importantes como la promoción de la investigación y el desarrollo en salud.

Es por ello que el acceso sin seguridad es un acceso deficiente. La seguridad del paciente es una condición necesaria para que los sistemas de salud sean centrados en el paciente. Los pacientes deben tener acceso a servicios seguros, de calidad y a adecuados tratamientos, atención preventiva y actividades de promoción de la salud.

La seguridad de los pacientes se reconoce hoy como una de las prioridades políticas clave en las agendas sanitarias mundiales. Para asegurar la calidad es necesario insistir en la efectiva realización de las pruebas (investigaciones clínicas) que demuestren efectividad, seguridad y calidad, sin pretextos para obviarlas. Al mismo tiempo, estas pruebas impulsan la investigación y el desarrollo de productos y servicios con calidad.